COSQUÍN ROCK 2018, DÍA 2: CEREMONIA EN LA MONTAÑA

El día 2 del Cosquín Rock, prometía una maratónica jornada con más grupos. La tormenta del día anterior “embarró la cancha”, pero estas situaciones ya son más que conocidas en el festival. A pesar de pronóstico pasado por agua, no pasó de amenazas y desde la producción ajustaron horarios a rajatabla.

A las 14hs, el puntapié lo dio Uchpa, un grupo peruano de rock y blues que tiene la particularidad de cantar en quechua. Etiquetados con el rótulo “rock inka”, el grupo sorprendió con la fusión entre riffs electrizantes, violín y la danza de Fredy Ortiz, su carismático líder. Tener en acción a grupos de Latinoamérica en el escenario de Cosquín es algo que pronto será habitual en las próximas ediciones, según apuntaron desde la producción. Les siguió Micky Rodríguez y su proyecto propio: La Que Faltaba. Vecino de San Marcos Sierras, el bajista se divierte versionando algunos clásicos de Los Piojos: “El balneario de los doctores crotos”, “Fijate” o “Movete” para los primeros fanáticos que desafiaban la lluvia y el barro.

Luego fue el momento de Estelares, el grupo platense liderado por Manuel Moretti, que en 10 canciones recorrió sus grandes éxitos. Acostumbrados a escenarios de sala, el grupo salió a disfrutar de la tarde de domingo, a pesar de la lluvia. “Aire”, inició el show que transitó por canciones como “Tanta gente”, “De la Hoya” y “Rimbaud”. Para el cierre eligieron “El corazón sobre todo” muy coreado y con un guiño a “Under pressure” el clásico de Queen.

Ya dentro del Aeródromo, mientras ingresaba el grueso del público, fue el turno de El Mató a un Policía Motorizado, una de las grandes atracciones con Santiago C. Motorizado, su protagonista estelar. Con “La síntesis O’Konor” como carta de presentación, el show se centró en su última producción: sus canciones “El tesoro”, “Ahora imagino cosas”, y “La noche eterna” fueron un coro de emoción. En “Más o menos bien” el grupo canta el momento que vive la escena rock indie: “Ahora somos nuevos creadores de rocanrol, tranquilos, todo va a estar más o menos bien…”. El suceso de los últimos tiempos los hizo imprescindibles para esta edición.

Otro de los grupos que corren con el mismo empuje son Los Espíritus. Con una propuesta cercana a la fusión del rock psicodélico y el blues, el combo de La Paternal liderado por Maxi Prietto ya goza de cierta popularidad y visitas a países como México, Colombia y Perú. Eso les garantizó un buen lugar en la grilla y no decepcionaron para nada. Con un gran trabajo audiovisual, repasaron “Agua Ardiente” con “Huracanes”, “Jugos” y “La Mirada” como temas protagonistas.

Con los nubarrones esfumándose, apareció en escena Residente. Uno de los platos más esperados. De gira por el país, el rapero René Perez Joglar se despachó con un incasable show, con canciones de su disco solista “Residente” (al que invito a escuchar tanto por plataformas como también a descargarlo libremente) como “Somos Anormales” y “El futuro es nuestro”. Pero claro, a pedido del público también el lado combativo de Calle 13, los que lo llevaron a la cima: “Baile de los pobres”, “Calma Pueblo” y “Vamo’ a portarnos mal”. Visiblemente emocionado, Residente agradeció al público argentino del que dijo sentirse “familiarmente” muy cercano.

En el escenario temático, hubo una grilla más que interesante con todos los estilos del rock pesado, representados. Ácido Argentino revivió gran parte del cancionero de Hermética, con las canciones del disco que homenajean. Buena oportunidad de disfrutar un concierto con temas de la H, con la mejor técnica posible. “Atravesando todo límite”, “Vientos de poder” y “Gil trabajador” fueron de lo más festejado por las huestes metaleras, más curiosos con ganas de ver en directo a O’connor, Romano, Strunz y Cuadrado. Amados u odiados, les quedó el escenario caliente a los Asspera, el grupo de metal bizarro, que viene disfrutando un gran reconocimiento e inclinando la balanza a su favor. Con Richard Asspero como líder, exhibió su ultimo disco “La concha de Dio$”, que viene de ser presentado en el estadio Malvinas Argentinas. Para el cierre, Carajo dio otra demostración de esa pared de sonido que generan en vivo. “Libres”, “Acido”, “Error” fueron algunas de las canciones más poderosas.

Mientras en el Quilmes Garage, con gran suceso se presentaban los mendocinos Usted Señálemelo, el performer plástico Louta y los rock-pop rosarinos Indios, todos a capacidad colmada. Igual fenómeno se dio con Pity Fernández, presentando su disco solista “Conmigo Mismo” en la carpa de Universo Geiser.

De regreso al escenario principal, La Vela Puerca volvió a jugar de local en Cosquín Rock. Con estadía permanente en Mina Clavero mientras cocinan un nuevo disco, el Enano Teysera y los suyos volvieron a demostrar porque son uno de los grandes grupos de la escena rioplatense. “Festejar para sobrevivir” fue el eje de su concierto con grandes temas como “Va a escampar”, “La teoría”, “Llenos de magia” y “Madre Resistencia” con el medley de Sumo, “TV caliente”.

También podemos sumar en ese plan a Ratones Paranoicos, con “Caballos de noche”, el DVD en vivo que publicaron con el regreso de la banda en el Hipódromo de Palermo. Con formación original Juanse, Sarcófago, Roy Quiroga y Pablo Memi, eran muy esperados y por supuesto, cumplieron. Solos dedicados a tocar en vivo, casi sin interlocuciones, brillaron con sus clásicos “Ceremonia en el Hall”, “Isabel”, “Enlace”, “Cowboy” y en el cierre “Para siempre”.

Cerca de la medianoche, fue el turno para el otro de show internacional que propuso Cosquín Rock: The Offspring. Los veteranos muchachos de California, no se dejaron fotografiar para la prensa y se mostraron algo distantes con el público. Aún así, coleccionaron sus canciones más escuchadas en los gloriosos 90’ como “Come Out and Play”, “Hit That”, ¿“Why Don’t You Get A Job?”, festejados con un divertido pogo. Poca apuesta en lo visual, solo una pantalla fija reproduciendo el logo y con voces grabadas en “Pretty Fly (For A White Guy)”. Sin bises, se despidieron punkeando con “Self Esteem”.

En los primeros minutos del lunes, llegó el turno de Guasones. El grupo de Facundo Soto transita uno de sus mejores momentos con “Hasta el Final”, el disco que editaron durante 2017. Se destacaron “Nada que ganar”, “Espejo” (con gran despliegue en pantallas), “Ella sabe”, pero también con viejas canciones para no olvidar los comienzos: “Descuida ma’ sólo son ratas” y “La flaca Pili y el negro Tomás”. Pasadas las 2, Gardelitos subió al escenario principal cerrando una nueva edición de Cosquín Rock. Eli Suarez acompañado con nueva formación, llevó además una sesión completa de cuerdas para abrir el show con “Sortilegio de Arrabal”.

Así paso una nueva edición del festival Cosquin Rock que promete para Chile, su estreno el próximo 6 de octubre en Parque O’Higgins. A diferencia de versión madre, tendrá un escenario principal montado en el Movistar Arena y otro funcionando al aire libre.

©  Fotografías cortesía de Pablo Araoz.